El Pipila Guadalupano

Si eres mexicano, seguramente habrás escuchado la historia del Pipila:

Durante el movimiento de Independencia en San Miguel el Grande Guanajuato, los españoles temerosos de los saqueos que el ejército de Hidalgo hacia a su paso se alojaron en la Alhóndiga de Granaditas, un lugar espacioso y “seguro” para ellos y sus riquezas. Cuando la muchedumbre enfurecida quiso abatir la puerta, un hombre se colocó una enorme piedra sobre la espalda para evitar las balas de las pocas armas de fuego, tomó una antorcha y quemó la puerta de la Alhóndiga. El saqueo y la matanza hacia los refugiados se consumó.

Si bien este relato es aún un mito pues se desconocen detalles exactos del pasaje, existen hoy en día unos Pipilas modernos, a los que yo llamo Pipilas Guadalupanos.

Cada 12 de diciembre se conmemora la aparición de la Virgen de Guadalupe en el Cerro del Tepeyac, y es en esa fecha cuando miles de peregrinos hacen un recorrido de cientos de kilómetros para felicitar a la Virgen en su casa, la Basílica de Guadalupe, ubicada en la Ciudad de México.

Sobre una de las principales vías de la ciudad, la calzada Ignacio Zaragoza, cientos y cientos de personas caminan con paso apresurado… son cerca de las ocho de la noche y algunos vienen con hambre, con frio, con sueño… pero todos con ese algo que los mueve: la Fe.

Ancianos, mujeres embarazadas, reggaetoneros, niños, ciclistas, bebés en carriolas, familias completas rumbo al santuario guadalupano. Pero hay algunos que se distinguen por cargar en sus espaldas una replica enmarcada de la tilma de Juan Diego, una pequeña muestra del amor que sienten por la Virgen, por la madre de Dios, o tal vez una manda y agradecimiento por los favores recibidos.

Caminan casi sin detenerse, sin voltear demasiado, el frío empieza a calar y el cansancio es evidente… y otro milagro de la fe se hace presente: familias escoltan el camino con ollas de café, atole, tamalitos, dulces, galletas, pan, tortas, naranjas, cigarros, botellas de agua… pareciera un verdadero tianguis nocturno y sin embargo, la mayoría son regalos. Cada quien da lo que puede, lo que tiene con una sonrisa, con un corazón generoso. Un reconocimiento a aquel cuya fe y amor hacia la Virgen lo ha llevado a hacer ese recorrido tan largo y fatigoso.

El peregrino toma lo que le apetece, calma su sed y su hambre, y continua para llegar puntual a ver a la Guadalupana. La gente solo lleva lo que puede cargar: alguna bolsa, una cobija para cubrirse del frío y un poco del alimento que le ofrecen en su camino. Lo curioso es que todo parece una fiesta, el frío se olvida y el sueño desaparece. Hay una corriente extraña y cálida entre todos los que estamos ahí, los que compartimos el momento. No se si sea magia, o si de verdad es la fe, pero te emociona hasta las lágrimas ver a esos “pipilas”, con su morenita a cuestas, con su amor y su devoción llevadas al máximo.

Y no sólo se llevan lo que les ofreces: en mi caja de naranjas y agua dispuestas para que las tomen y sigan su camino, una delgada mano coloca una bolsita de plástico, me agradece con una bendición, se lleva la fruta y se marcha.

Muy sorprendida, tomo la bolsita y la abro: un lindo rosario hecho a mano me saca una lágrima y me deja muda…

He recibido una lección que no olvidaré. Fue la primera y no será la última vez que me permita participar de ese acto de fe y esperanza. El milagro guadalupano es más que una tilma: es la semilla de bondad, de la generosidad, de la humildad y de la gratitud.

De algún camión se escucha música:

“Desde el cielo una hermosa mañana, la Guadalupana bajó al Tepeyac.

Suplicante juntaba sus manos, y eran mexicanos su porte y su faz.

Por el monte pasaba Juan Diego, y acercóse luego al oir cantar.

“Juan Dieguito- la Virgen le dijo-, este cerro elijo para hacer mi altar”

Desde entonces para el mexicano, ser guadalupano es algo esencial.”

 

Saludos Cordiales

LeMaHaRi

Deja un comentario

Archivado bajo Altitud Mental, Entretenimiento, Un poco de México

Cactus de zacate

¿Qué te parece hacer un cactus que no se seca nunca? ¡e igual de áspero!

Necesitas:

  • Un zacate largo
  • Pintura color verde y color arena
  • Un conito de cartón de huevo
  • Una tortilla dura
  • Tijeras
  • Silicón
  • Pinceles
  • Una macetita de plástico
  • Papel china color café
  • Ojitos movibles, pompones y limpiapipas para decorar

Corta dos trozos de la parte inferior del zacate y dos más de los lados para darle forma. Pega los trozos para los “brazos” como se ve en la imagen.

Pinta toda tu figura de color verde. Como es un zacate, seguramente te llevará un rato pues la pintura se absorbe y necesitará varias pasadas.

Con el conito de huevo y la tortilla elabora el sombrero, pintalo de color arena y déjalo secar.

Pega el cactus en la macetita, adorna con el papel café. Pega el sombrero, ojos, boca y nariz. Puedes decorarlo a tu gusto y listo.

manualidad septiembre

manualidad septiembre

Saludos Cordiales

LeMaHaRi

Deja un comentario

Archivado bajo Entretenimiento, Manos creativas, Un poco de México

Un caballito con reciclado

En noviembre, una de las fechas históricas a recordar en México es la Revolución Mexicana, donde algunos de nuestros héroes son mostrados montando a caballo. Te invito a realizar uno con material reciclado.

Necesitas:

  • Dos tubos de cartón de papel higiénico
  • Abatelenguas
  • Mecate
  • Tijeras y cuter
  • Silicón
  • Plumones

 

Corta uno de los tubos de cartón a la mitad, reserva una de ellas. Con la otra corta dos ovalos puntiagudos que serán las orejitas. Con otro trozo de cartón, has un rollito para hacer el cuello del caballo, pégalo a la mitad de tubo y este  a su vez pégalo al otro tubo.

 

Con el cuter, haz unas ranuras en el tubo largo e inserta ahí cuatro abatelenguas. Estas serán las patas.

 

Con un poco de papel de estraza haz el hocico del caballo. Pega las orejas y decora con los plumones. O bien, puedes ponerles ojos adheribles o movibles según tu gusto.

Con un trocito de mecate haz la cola del caballo y pegala en la parte posterior.

¡Nuestro caballo está listo para cualquier corrido!

 

Saludos Cordiales

LeMaHaRi

Deja un comentario

Archivado bajo Manos creativas, Papi-Tips, Un poco de México

El miedo en los niños

El miedo en los niños

Los miedos suelen aparecer entre los 3 y 6 años de edad. El niño todavía no entiende el mundo que lo rodea y tampoco es capaz de separar lo real de lo imaginario. Tanto el miedo como algunas actitudes (como el asco) son adquiridos por medio de las vivencias.

Los miedos aparecen y desaparecen en los niños a medida que crecen y maduran. Algunos llegan a ser perjudiciales, mientras que otros le activan el instinto de supervivencia y lo ayudan a ser precavido (cruzar la calle, hablar con extraños, tocar animales, etc.).

 

Los miedos más comunes son:

  1. Algunos juguetes o juegos (feria, brincolin, muñecos grandes, juguetes estridentes, etc.)
  2. Payasos, botargas, piñatas enormes
  3. Corte de uñas o de cabello
  4. Aparatos electrodomésticos o camiones pesados (por el ruido que producen)
  5. Animales (los perros o los insectos generalmente)
  6. Separación de los padres
  7. Personas extrañas (gafas, barbas, gran estatura, voz fuerte, incluso de familiares)
  8. Oscuridad
  9. Monstruos o brujas de cuentos o películas
  10. El baño (el retrete o bañarse)
  11. Tormentas, lluvia o relámpagos
  12. El médico (la revisión, medicamentos, vacunas o inyecciones)

 

 

Como ayudar a los niños/niñas con sus miedos.

  • Tenemos que entender que el miedo es algo por lo que los niños pasan. Al cabo de un tiempo se va por donde ha venido.
  • No hay que avergonzarles ni hacerles sentir que sus temores son incorrectos. Debemos consolarlos y transmitirles seguridad.
  • Tampoco hay que obligarlos a enfrentarse a lo que les asusta. Aunque si con nuestro apoyo y protección se sienten más valientes, hay que animarles. Si el niño no quiere que le cargue el rey mago pero se atreve a saludarle desde nuestros brazos, estupendo.
  • No debemos utilizar sus miedos para controlarles. Decirles “como no te portes bien me marcho y te dejo solo”, es cualquier cosa menos un buen recurso educativo.
  • Juega con él al escondite, cada vez aumenta la dificultad del juego.
  • Si tienes que dejarlo con alguien siempre despídete de él, dile a que hora volverás y cúmplelo. Confiar en ti le dará tranquilidad.
  • Procuraremos no contagiarles nuestros temores. Si nos asustan los perros, sería bueno que el niño estuviese acompañado por otra persona que le inspire seguridad cuando nos encontremos con uno.
  • Cuida las imágenes o historias inadecuadas para su edad.
  • Anima a tu hijo/hija que hable de sus miedos y escúchalo atentamente. Admitiendo el miedo podrá disminuir su impacto.
  • Ofrece las explicaciones necesarias por eventos ó situaciones que han espantado al niño.
  • No estar preparado para una situación puede causar temores. Así es que platica con tu niño de nuevas experiencias y eventos, ayúdalo a saber que esperar.
  • Enseña a tu hijo como controlar situaciones espantosas. Por ejemplo, si el niño le tiene miedo a lo oscuro, muéstrale como prender la luz y a usar una lámpara. Se sentirá seguro si controla lo que le asusta.

 

Pedagoga

Dulce Lorena González Meléndez

Deja un comentario

Archivado bajo Altitud Mental, Entretenimiento, Papi-Tips

La importancia de contarles cuentos a los niños

  • El cuento es una de las bases para el desarrollo intelectual del niño, al contarle una historia podemos lograr que entienda las cosas con más rapidez, que su cerebro trabaje con mayor certeza. Se estimula su memoria y sus ganas de expresarse.
  • Desarrolla y amplían las capacidades de percepción y comprensión del niño, así como su sensibilidad y su vocabulario.
  • El niño se siente feliz porque sus padres están con él, dedicándole un tiempo para atenderlo y mimarlo.
  • Fomenta la lectura y el amor por los libros en nuestros hijos, ya que el interés que les despiertan las historias mágicas y llenas de aventura plasmadas en esas páginas, aumentan sus ganas de conocer más relatos.
  • Los niños a quienes sus padres frecuentemente les leen cuentos, saben escuchar y poner atención, elementos muy necesarios para un buen aprendizaje.
  • Es efectivo para tranquilizar a los niños sobre todo cuando los vemos muy inquietos y/o ansiosos. Ayuda a conciliar el sueño y les prepara para que descansen como es debido.
  • El escuchar cuentos hace a los niños más reflexivos, ya que en éstos siempre encontraremos un mensaje que los lleve a comprender la forma en que deben actuar y comportarse, a saber distinguir entre lo bueno y lo malo.
  • Le ayuda a combatir sus propios temores. En muchos de los cuentos el niño se puede identificar con las emociones de los protagonistas, el conocer el desenlace y lo que le va ocurriendo a lo largo de la historia, supone poder afrontar sus propios miedos.
  • A través del cuento podemos llegar a relacionarnos tanto con nuestros hijos, que podemos ganarnos su confianza para que así como nos cuentan sobre las cosas cotidianas que les suceden también sobre situaciones difíciles que estén viviendo, pudiéndolos orientar y apoyar.
  • Con la lectura de cuentos nuestros hijos pueden aprender sobre historia, la vida humana y animal; letras, colores, números, palabras en otro idioma, etc. sin que les resulte aburrido.
  •  Antes de los dos años, debemos empezar con los cuentos ilustrados.
  • A los 3 años, debemos elegir cuentos que nos relaten historias sencillas y claras en cuanto a la idea y el lenguaje empleado. La acción debe ser lineal y no demasiado larga, ya que la capacidad de atención no está desarrollada a esta edad. (Es importante que los cuentos no tenga un número excesivo de personajes).
  • 4 años: Los cuentos apropiados para esta edad son los que intervienen personajes fantásticos, objetos extraños que hablan y se mueven, países maravillosos o ciudades encantadas.
  • A los 5 años los niños prefieren personajes y situaciones más reales y de aventura. Les gustan los protagonistas que son niños como ellos con los que puede identificarse. Esta es una buena oportunidad para introducir valores morales en las narraciones.

Pedagoga:

Dulce Lorena González Meléndez

Deja un comentario

Archivado bajo Altitud Mental, Papi-Tips

Rompecabezas Navideños

Te propongo hacer unos rompecabezas para estas vacaciones navideñas. Seguro que a tus niños les gustará hacerlos y desarmarlos.

Necesitas:

  • Abatelenguas (seis por cada rompecabeza)
  • Pinturas de colores
  • Pinceles
  • Lápiz
  • Marcador negro
  • Cinta adhesiva

Acomoda y une seis abateleguas con la cinta adhesiva.

Dibuja un diseño sencillo. En este ejemplo se trata de una nochebuena.

Coloreala con las pinturas y deja secar.

Puedes hacer otros diseños como un muñeco de nieve:

Ya secos tus trabajos, despega la cinta de atrás y ¡a jugar!

 

Saludos Cordiales

LeMaHaRi

Deja un comentario

Archivado bajo Entretenimiento, Manos creativas, Papi-Tips

Para adornar el salón

Las manitas de los niños son las más tiernas herramientas que existen. Enmarcalas con estas sencillas labores y de paso adorna tu salón. Si eres mamá, guarda las edades de las manos de tus hijos para recordar sus navidades.

Necesitas:

  • Cartón corrugado
  • Fomy verde de varios tonos, rojo, negro y café
  • Limpiapipas metálicos
  • Tijeras
  • Silicón
  • Pintura café
  • Pincel

Si eres maestr@, pide a tus niños que en hojas de fomy verde marquen el contorno de sus manitas y recórtalas. Si eres mamá, marca en cartón la mano de tu pequeñ@ para usarla como molde. Posteriormente marca y corta la manita varias veces en fomy verde.

Ya teniendo las manitas, puedes pegarlas sobre una base redonda de cartón o unicel para dar forma a una corona. Adorna con los limpiapipas y detalles en rojo, como otras manitas para enmarcar un moño.

 

En una base de cartón dibujas un triangulo grande, acomodas las manitas en una especie de pirámide, le das unos toques con pintura, limpiapipas y fomy diamantado, y tienes un hermoso pino de navidad con las manitas de tus pequeños.

 

¿Y porque no hacer un adorno “con tus propias manos”?  Dibuja un “cacahuate” en cartón corrugado. Marca tus manos en fomy café y recorta todo. Agrega ojos, nariz roja, una sonrisa… ¡tiene un reno con las “astas de tus manos”!

Para terminar, encontré unas ideas muy bonitas en la red y decidí hacer mis versiones. Intenta tu también hacer con las manitas de fomy de los niños renos y santas.

Saludos Cordiales

LeMaHaRi

Deja un comentario

Archivado bajo Entretenimiento, Manos creativas, Papi-Tips

Dulcero para Navidad

Me pidieron un dulcero para la escuela de mi niña, y la verdad no encontré algo lo suficientemente original entre mis antiguas ideas.  Al ir a la papelería vi una caja y me llegó una idea: ¡Una chimenea con Santa atorado!

Necesitas:

  • Una caja de cartón chica
  • Fomy negro y rojo
  • Papel de color negro
  • Tubo de cartón
  • Papel fantasía de ladrillo
  • Silicón
  • Pegamento en barra
  • Tijeras
  • Trozos de unicel
  • Algodón
  • Peyón blanco

 

Forra la caja con el papel de ladrillo incluidas las pestañas para cerrarla. Si no encuentras papel enladrillado fórrala con papel rojo y con cinta adhesiva blanca simula las rayas. Reserva

 

Corta el tubo de papel y con dos trozos de unicel haz una especie de botitas. Fórralas con papel o fomy negro.

 

Ya forradas las botitas, ponle una especie de calceta con el fomy rojo y adorna la orilla negra con el algodón.

 

Con el peyón blanco simula una orilla de nieve en la caja.

 

Sobre una de las pestañas de la caja, pega un rectángulo de fomy negro. Es importante que abarque toda la caja pero sin pegarla en ambas pestañas para poder abrirla. Encima de ese rectángulo pega las botitas ¡y listo!

¡Tenemos un dulcero muy simpático, fácil de hacer y muy económico!

Saludos Cordiales

LeMaHaRi

2 comentarios

Archivado bajo Entretenimiento, Manos creativas, Papi-Tips

Dulceros Navideños

¿Buscas una idea original y económica para obsequiar a los niños?

Te propongo unos sencillos y lucidores dulceros con bolsas de papel de estraza-

 

Necesitas:

  • Bolsas de papel de estraza
  • Silicón
  • Pegamento en barra
  • Retazos de fomy de colores
  • Retazos de papel de colores
  • Plumones
  • Tijeras

 

Para hacer un pingüinito, solo debes forrar la parte frontal de la bolsa con papel negro. Un ovalo blanco es el pecho, un triángulo amarillo el pico,  con naranja se hacen las patitas y dos óvalos puntiagudos negros hacen las aletas. Los detalles corren por cuenta de tu creatividad.

 

¿Que te parece hacer al mejor amigo de Santa? si doblas la parte superior de la bolsa en una especie de triangulo,  bajo el doblez pegas unas astas y en la puntita una gran nariz roja ¡tenemos un Rodolfo muy sencillo y original!

 

 

Y si en lugar de un Santa Claus ¿ hiciéramos solo su uniforme? Forra la bolsa de rojo, y con detalles en blanco y dorado tenemos la vestimenta del señor del trineo.

 

Espero que estas sugerencias sean de su agrado, la bolsa de papel es muy versátil y seguramente se les ocurriran muchas ideas más.

Saludos Cordiales

LeMaHaRi

Deja un comentario

Archivado bajo Entretenimiento, Manos creativas, Papi-Tips

Calaveras del libro de Lecturas

¿Recuerdas los Libros de Lecturas de cuando eras niño?

Los siguientes textos fueron extraidos del libro “Español Tercer Grado Lecturas”. SEP. 1982, y del libro “Español Segundo Grado Lecturas”. SEP. 1982. 

CALAVERAS

Comenzaremos, señores,

con Juana la tortillera,

que vende buenas tortillas,

pero que están tan amarillas

que dicen que es calavera.

Otro puesto está adelante

de Agapita la quesera,

que aunque los lleva en canasta,

todas dicen en la plaza

que se volvió calavera.

En la esquina de la plaza

Doña Paz la tamalera

con sus bolas  de tamales,

aunque los lleve muy grandes

ya parece calavera.

Aquí concluye la  ofrenda

dedicada a las placeras,

que si hoy se encuentran vivas,

pronto se irán en partidas

a vivir con calaveras.

dia de muertos

Ahí viene el agua

por la ladera,

y se me moja

mi calavera.

La muerte calaca,

ni gorda ni flaca.

La muerte casera,

pegada con cera.

dia de muertos

-Calavera, vete al monte.

-No señora, porque espanto.

-¿Pues a donde quieres irte?

-¿Yo, señora? ¡Al campo santo!

Saludos Cordiales

LeMaHaRi

4 comentarios

Archivado bajo Entretenimiento, Un poco de México