Cuento: Francisca y la Muerte

Este es un relato extraído del libro “Español Tercer Grado Lecturas”. SEP. 1982. ¡Disfrutenlo!

-Santos y buenos días- dijo la Muerte, y ninguno la pudo reconocer porque venía con su trenza retorcida bajo el sombrero y su mano amarilla en el bolsillo.

-Quisiera saber donde vive la señora Francisca.

-Allá arriba- le respondieron, señalándole el camino.

Andando, la Muerte vio que eran las siete de la mañana. “Para la una y cuarto está anotada Francisca: menos mal, poco trabajo, un sólo caso”, se dijo satisfecha de no fatigarse. Y llegó a casa de Francisca:
- Por favor con Panchita- dijo adulona la Muerte.

-Abuela salió temprano- contestó una nieta.

-¿Y a qué hora regresa?- preguntó.

-¡Quién lo sabe!- dijo la madre de la niña-. Depende de los quehaceres que tenga en el campo. 

-Hace mucho sol. ¿Puedo esperarla aquí?

-Si, pero puede que regrese hasta el anochecer.

“¡Chin! -pensó la Muerte-, se me irá el tren de las cinco. Mejor voy a buscarla”. Y preguntó: – ¿ Dónde, de fijo, puedo encontrarla ahora?

-De madrugada salió a ordeñar. Seguramente ahora estará sembrando.

- Gracias- dijo secamente la Muerte y echó a andar de nuevo. Pero miró todo el extenso campo y no había un alma en él.

Entonces rabió:

-Vieja andariega, dónde te harbrás metido.

Escupió y continuó su sendero sin tino hasta que se topó con caminante y le preguntó por Francisca.

-Lleva media hora en casa de los Noriega -le contestó-. Está enfermo el niño y ella fue a sobarlo.

La Muerte apretó el paso aunque ahora el camino era más duro y fatigoso. Así que llegó hecha una lástima a casa de los Noriega:

-Con Francisca, si me hace el favor.

-Ya se fue -dijo la madre.

-¡Cómo! ¿Tan pronto? ¿No hizo la sobremesa?

-Sólo vino a ayudarnos con el niño. Se ve que usted no conoce a Francisca.

-Tengo sus señas.

-A ver,dígalas -esperó la madre. Y la Muerte dijo:

-Pues… con arrugas, desde luego, ya son setenta años…

-¿Y qué más?

-Verá… el pelo blanco… casi ningún diente propio… la nariz afilada.

-Pero usted no ha hablado de sus ojos.

-Bien; nublados… si, nublados han de ser… ahumados por los años.

-No, no la conoce -dijo la mujer-. Todo lo dicho está bien, pero no los ojos. Tiene menos tiempo en la mirada. Esa que usted busca no es Francisca.

Y salió la Muerte indignada y anduvo y anduvo. Alguien le dijo que Francisca estaba cortando pastura para la vaca. Pero  fue y sólo vio la pastura. Entonces, con los pies hinchados y la camisa negra más que sudada, sacó su reloj y consultó la hora: “¡Las cuatro y media! ¡Imposible! ¡Se me va el tren!” Y regresó maldiciendo.

Mientras, a dos kilómetros de ahí, Francisca arreglaba un jardincito. Un conocido la saludó, bromeando:

-Francisca ¿cuándo te vas a morir?

Ella se incorporó asomando medio cuerpo sobre las rosas y le devolvió el saludo alegre:

-Nunca -dijo-, siempre hay algo que hacer.

Ornelio Jorge Cardoso 

Saludos Cordiales

LeMaHaRi

 

About these ads

2 comentarios

Archivado bajo Entretenimiento, Un poco de México

2 Respuestas a “Cuento: Francisca y la Muerte

  1. Germán

    muy bien buenos recuerdos y una lectura llena de verdad ……….saludos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s